Una deidad proveniente del África Occidental

En el mercado de la videncia y el ocultismo, la santería engloba uno de los utensilios de mayor uso en este ámbito, sobresaliendo las limpiezas y extensos rituales atribuidos a la deidad superior del templo yoruba Yemanyá, cuya influencia es igual o mayor a la de Obbatala, quien es su pareja.

Yemanyá, la deidad superior del templo yoruba y su enorme influencia en la santería

Las artes esotéricas, ha sido atribuida la utilización de diversas mancias relacionadas a la utilización de artes mágicas provenientes de extensas creencias sobresaliendo los rituales y conjuros pertenecientes a la magia roja, blanca, negra, y la presencia frecuente de la santería.

Si bien la utilización de algunas suelen ser de carácter benéficas o no ocasionar repercusiones tanto para quienes son lanzadas como aquellos que las reciben, como la magia blanca, o roja. Otras mancias pueden utilizarse con propósitos dañinos como la magia negra, un arte que ocasiona recelo y cuidado.

La santería, por su parte se le atribuye el sincretismo que posee al ser una mancia compuesta de diversas creencias, resaltando las influencias africanas en conjunto a otras culturas provenientes de diversos países, donde la utilización de sus rituales y conjuros es extensa.

Como todo elemento dentro de la sociedad, la utilización de estas mancias dependerá únicamente de quien las use, tomando por ejemplo las atribuciones de la magia negra a fines de realizar acercamientos amorosos, o el uso de la santería en el resguardo de ciertos individuos contra los malos augurios.

En el mercado del ocultismo, la santería es una de las mancias con mayor utilización, suministrando a los profesionales de ciertas artes orientadas a la limpieza y una diversidad de rituales en donde la deidad superior del templo yoruba Yemanyá sobresale en la santería por su poder e influencia.

Perteneciendo a una significativa variedad de creencias Yemanyá es una deidad con muchas influencias religiosas, reconocida en países como Cuba, Brasil, y África Occidental, entre otros, por sus atribuciones en las relaciones sentimentales, la limpieza y la fertilidad.

Siendo una deidad del mar, es razonable que muchos de los rituales y elementos utilizados en esta mancia se implementen este líquido. Profesionales como Alicia Collado recomiendan el uso previo de limpiezas en torno a esta divinidad, alejando cual mal augurio o sentimiento de negatividad.

Pese a ser una orishá de carácter benevolente, se le conoce de igual modo por ser una divinidad temida por los desastres ocasionados a su furia, siendo calmada a través de diversos tributos y obsequios.