Enfermedades por ácaros: Tratamiento Lyme

Los ácaros son pequeños insectos parasitarios que están presentes en la vida silvestre, sin embargo, las mascotas también pueden resultar ser anfitriones ideales para ellos, así como algunas telas, las zonas húmedas, entre otros espacios.

Una de las especies de ácaros más conocida son las garrapatas, pequeños insectos de forma oval y de altura chata, que se alimentan directamente de sangre de quien las posee. Por esta razón son responsables de una variedad de fiebres, erupciones cutáneas y algunas enfermedades severas como Lyme.

La enfermedad de Lyme es una patología que suele requerir de atención medica media, debido a que los cuadros de esta infección pueden ser graves e incluso letales en algunos casos. Para su detección se requiere de diagnóstico médico a través de exámenes de sangre.

Tratamientos para la Enfermedad de Lyme

Debido a la rapidez con la que esta bacteria avanza, el tratamiento lyme debe ser aplicado de forma asertiva y pronta una vez se ha determinado que este es el padecimiento. La terapia farmacología se centra en el suministro de antibióticos a fin de combatir a la bacteria.

En cuadro clínico de un paciente que requiere de tratamiento lyme puede agravarse, si se percibe fiebre de forma constante, ya que esto indica que en organismo está agotando sus defensas para reducir los daños ocasionados por la enfermedad.

Los antibióticos suelen ser de tipo antiparasitario, ya que si se trata de uno que se enfoca en infecciones virales no se podrá combatir de forma efectiva a la bacteria. Estos son específicos y deben ser prescritos por un especialista de la salud luego del diagnóstico apropiado.

Por otra parte, también debe tenerse en cuenta la sintomatología, ya que la misma puede agraviar el cuadro clínico, entonces, si se trata de la existencia de fiebre, se recomiendan analgésicos para ello, al igual que si existe algún otro padecimiento se deberá tratar con medicación.

La importancia del asesoramiento especializado es relevante, ya que cuando se trata de la terapia farmacológica se debe cuidar que las medicinas entre si no generen reacciones adversas. Esto debe tenerse de cuidado además, por la producción de posibles cuadros alérgicos.

En cuanto a los cuidados en casa, aunque no se ha comprobado que la enfermedad de lyme se transmita de una persona a otra, debe tenerse en especial aislamiento al paciente, es decir, que este no debe compartir artículos como cubiertos, platos y vasos con el resto de los habitantes de la vivienda.

Todas estas precauciones forman parte de una atención apropiada de Lyme, para garantizar una recuperación rápida y al 100%.