El espionaje del software en la actualidad

Las apps de mensajería instantánea se han convertido en un medio imprescindible para las personas, gracias a la extensa cantidad de herramientas disponibles para sus usuarios. Pese a ello, existen individuos que intentan acceder al contenido de otros usuarios con el propósito de utilizar indebidamente esta información.

¿Qué motivos hay para vulnerar el contenido de una aplicación?

Una aplicación de mensajería o app de chat es una plataforma en la cual te puedes comunicar con otros a través del envío y recepción de mensajes en línea. Generalmente, estas plataformas cuentan con otros elementos, como redes sociales, compartir archivos, y acceder a algunos juegos en línea.

Plataformas de esta índole como Telegram, Line o WhatsApp, permiten a sus usuarios compartir archivos de audio, video, imágenes e incluso documentos. Además de permitir la comunicación simultanea entre personas a través de la creación de un grupo de conversación.

Subir estados a la plataforma que estén usando, realizar videollamadas entre varias personas, estas aplicaciones cuentan con una extensa variedad de herramientas, tomando como ejemplo a la app de WhatsApp ha logrado que sus usuarios la utilicen incluso con motivos laborales.

Pese a los beneficios que otorgan estas plataformas, existen usuarios quienes buscan acceder de manera ilegal a estos contenidos, ya sea con la finalidad de espiar alguna cuenta, a fin acceder a la información alojada en estas aplicaciones con el propósito efectuar extorsiones, o duplicados de la información.

Desde el robo de estos dispositivos, hasta el ataque de estas plataformas a través de software espía, son muchos los instrumentos utilizados para acceder indebidamente a la apps de mensajería. Lo que nos hace cuestionarnos si es posible espiar alguna cuenta, en aplicaciones como el WhatsApp.

Si bien no sabemos con certeza si hoy en día es posible el ataque de un hacker a nuestra cuenta de WhatsApp, tenemos la certeza de que como todo software, tiene sus debilidades. Y los hackers son expertos en acceder a estas debilidades, por lo que tanto los desarrolladores como los usuarios han de ser precavidos.

Los usuarios podemos prevenirnos al no proporcionar ninguna información documental ni bancaria a desconocidos, y verificando que toda la información que publiquemos en estos medios no pueda ser utilizada por otros con el propósito de ocasional algún daño hacia nuestra persona.

En relación a los desarrolladores, cuentan con las destrezas de ofrecer mejoras al efectuar optimizaciones a estas aplicaciones con el fin de cubrir cualquier vulnerabilidad encontrada, a través de cortafuegos, bloqueo con patrones y lo la importante, el cifrado de todo nuestro contenido.